¿Queréis saber a qué hemos jugado este verano? #tejiendojuegosdeverano

La semana que viene se acaba oficialmente el verano, y yo tengo esa sensación de pena por algo que termina, y, al mismo tiempo, de ilusión por lo que está por llegar. El otoño se presenta movido, con algunos cambios, novedades y varios proyectos que os iré contando.

¡También tengo ganas de que llegue el fresquito! en Valencia hace demasiado calor y, para que os voy a engañar, tengo ganas de tejer lana y de esa sensación que tanto me gusta de estar en casa calentita, tejiendo y con una taza de te… o de poleomenta!

Hoy quiero despedir oficialmente el verano contandoos todos los juegos a los que hemos jugado, que me han transportado a los veranos de mi infancia, esos veranos eternos, donde no había preocupación sino solo diversión, y en los que la imaginación nos llevaba a cualquier parte donde quisiéramos ir.

En estos juegos, me han acompañado Sergio de Por Parte de la Novia que convierte en imágenes mis locuras, Emma Baizan que me lee el pensamiento poniéndoles una letra preciosa, y Elena que siempre me acompaña.

¡Allá vamos! esto ha sido #tejiendojuegosdeverano

Vamos a volver a un lugar de donde nunca debimos marcharnos, a un tiempo donde el reloj no importaba, as las calles donde corríamos nosotros no los coches, a las llamadas desde la ventana, a los juegos sin botones, a los veranos eternos… ¡Vamos a volver a un lugar de donde nunca debimos marcharnos: la infancia!

0X2A4797 lr

¡Que divertidos eran los veranos en el pueblo! Cuando duraban varios meses, cuando sonaba la puerta y no la tele, cuando se llamaba a voces y no por teléfono, cuando se jugaba en la calle y no en el salón, cuando nos sentábamos en el suelo en vez de en el sofá

¡Qué divertidos eran los veranos en el pueblo! Cuando nos inventábamos las normas y nadie podía buscarlas, porque no había Internet para dictarlas, cuando cogíamos a los más pequeños y no el mando, cuando nos manchábamos y, para quitarlo, había que frotar

¡Qué divertidos eran los veranos en el pueblo! Qué divertido era hacer equipos, pelearse por quien iba a empezar, hacer trampas… y el tonto ¡y es que nada importaba más que jugar!

¡Qué divertidos eran aquellos veranos! Cuando unos nos apoyábamos a otros… y soñábamos con llegar alto ¡Cuando éramos niños y nada más!

TJV 0183 lr

Cuenta, cuéntame un cuento y a la vez 1, 2, 3, date la vuelta, cierra los ojos, ciérralos bien, pon las manos muy cerca de la pared, ¡Cuenta muy alto para que te escuchemos todas bien!

Nosotras nos pondremos unos metros más atrás, avanzaremos despacio y pararemos antes de que termines de girar, tenemos que tener cuidado para que no nos puedas pillar

Los juegos de toda la vida no deberían morir nunca, seguirán latiendo si los niños los llevan en el corazón, y es que hay recuerdos que nadie debería guardar en un cajón

TJV 0315 lr

Mamá dice que la vida da muchas vueltas, y yo me pregunto si tantas como mi aro. Me responde que las necesarias para poner las cosas en su sitio. Y yo pienso que eso sí que es ser ordenado.

Mamá dice que la vida da muchas vueltas, y yo le pregunto si en algún momento para, me dice que no, ni un segundo. Y yo pienso que mejor no me bajo, para no tener que volver a montarme en marcha.

Mamá dice que la vida da muchas vueltas, y yo le pregunto si no se marea. Me responde que la vida no, pero ella sí como no me pare quieta…

tjv-0695-lr

¡Salta! No tengas siempre los pies en el suelo ¡salta! y, cuanto más alto, más cerca del cielo ¡salta!

¡Salta! salta los charcos y los baches, salta como saltaba tu madre, ¡salta!

¡Salta! entra, sal, da a la comba y la risa, juega, sé una niña, se libre, se feliz, ¡se todo aquello que yo quería para ti!

tjv-0762-lr

 Enséñame un juego mamá y saca a la niña que llevas dentro. Porque no hay mejor amiga que tú cuando vienes conmigo y dejas lo que estás haciendo. Enséñame un juego mamá y aprende conmigo de nuevo.

tjv-0789-lr

Jugábamos al corro de la patata hasta quedarnos fritas, dábamos vueltas sin marearnos, cantábamos mientras le dábamos a play… y play no era ningún botón.

Eran otros tiempos y no entiendo muy bien porqué dejaron de serlo. Éramos los reyes del mundo hasta que alguien instauró una república independiente, o hasta que crecimos, ¡no recuerdo lo que llegó primero!

tjv-0812-lr

Tiza y números. No estábamos en clase ni había profesora. Era un juego, uno de verdad. Pasábamos horas en el patio o en la calle, jugando, saltando, riendo y cantando

Y yo pienso en las niñas de ahora, ¿sabrán divertirse si les damos unas tizas? ¿sabrán jugar a este juego? ¿sabrán ser niñas de verdad?

tjv-1100-lr 

En aquellos veranos tendimos mucho que ver, ¡y no en la tele precisamente! Mirábamos el mundo porque siempre pasa algo y no hay anuncios. Veíamos lo que se cocía fuera de la cacerola, los tomates que había lejos de la huerta. No pasábamos nada por alto, y mira que éramos bajitos, ¿os acordáis?

La curiosidad que mató al gato, a nosotras nos dio la vida. Coleccionábamos historias, misterios, secretos y teorías. Éramos espías y adivinas, teníamos tiempo y mucha imaginación.

tjv-1239-lr

¡Ahora espero el otoño con mucha ilusión!

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

¡No te pierdas nada! Suscríbete a la newsletter

Para que te enteres de todo antes que nadie, para que no te pierdas cosas que te gustaría encontrar, para llevarte sorpresas, ideas y sonrisas… para ti