La envidia es mala, muy mala.

Y de eso va nuestro cuento de hoy, uno de mis favoritos, de la envidia que la Madrastra sentía por Blancanieves, al haberle arrebatado su puesto como la mas hermosa del Reino.

Muchas veces tendemos a fijarnos en las demás personas, lo que tienen o cómo son, sin pararnos a pensar en lo que nosotros mismos somos y valorar más lo nuestro.

¿Porqué nos fijamos en lo que no tenemos en lugar de dar gracias por lo que tenemos? Estoy convencida de que si lo hiciéramos así seríamos mucho más felices. Y es que, como decimos al final de este cuento, la autentica belleza está en los ojos de las personas que nos quieren.

Os dejo con Blancanieves

Sobre …

Ir al post

¡No te pierdas nada! Suscríbete a la newsletter

Para que te enteres de todo antes que nadie, para que no te pierdas cosas que te gustaría encontrar, para llevarte sorpresas, ideas y sonrisas… para ti