Tejiendo un cuento … Blancanieves

La envidia es mala, muy mala.

Y de eso va nuestro cuento de hoy, uno de mis favoritos, de la envidia que la Madrastra sentía por Blancanieves, al haberle arrebatado su puesto como la mas hermosa del Reino.

Muchas veces tendemos a fijarnos en las demás personas, lo que tienen o cómo son, sin pararnos a pensar en lo que nosotros mismos somos y valorar más lo nuestro.

¿Porqué nos fijamos en lo que no tenemos en lugar de dar gracias por lo que tenemos? Estoy convencida de que si lo hiciéramos así seríamos mucho más felices. Y es que, como decimos al final de este cuento, la autentica belleza está en los ojos de las personas que nos quieren.

Os dejo con Blancanieves

TejiendoUnCuento 1681 lr TejiendoUnCuento 1695 lr

Sobre Blancanieves se hicieron cuentos y películas, se hablaron y contaron muchas cosas, pero falta una, la verdad. Y nosotras queremos que os enteréis, punto por punto, nunca mejor dicho.

La envidia es mala y la bruja de esta historia, más todavía. Ella quería ser la más bella del reino, y lo era, hasta que un día dejó de serlo. Entonces decidió tomarse la justicia por su mano.

TejiendoUnCuento 1729 lr TejiendoUnCuento 1735 lr

Fue a ver a Blancanieves, ciega de celos y de rabia. Y comprobó con sus propios ojos, que el espejo no mentía, que era realmente hermosa. Así que decidió enterrar la verdad ofreciéndole una manzana envenenada…

TejiendoUnCuento 1750 lr TejiendoUnCuento 1758 lr

La niña cogió la manzana sin saber que en aquella pieza de fruta arrancada del árbol, estaba la semilla de la envidia. La bruja se comía con la mirada a Blancanieves, que dio un mordisco y…

TejiendoUnCuento 1760 lr

Cuando iba a tragar la manzana, se acordó de lo que le decía su madre de no aceptar regalos de desconocidos, y aprovechó un despiste de la bruja para escupir el trozo de manzana que tenía en el boca. Sabía que escupir era de mala educación, pero había excepciones y esta era una de ellas.

TejiendoUnCuento 1768 lr

Pensó que si la bruja la creía muerta se irán por donde había venido y la dejaría tranquila. Y se hizo la dormida, igual que cuando leía por la noche y escuchaba que su madre se acercaba a la habitación.

TejiendoUnCuento 1744 lr TejiendoUnCuento 1742 lr

La bruja se marchó con sus manzanas, pensando que volvía a ser la más hermosa del reino. Y tenemos que reconocer que en ese lugar no había nadie como ella, pero de malvada no de hermosa.

TejiendoUnCuento 1763 lr TejiendoUnCuento 1769 lr

No hace falta el beso de un príncipe para terminar el cuento, tampoco comer perdices cuando se es feliz. La autentica belleza no está en el espejo, sino en los ojos de las personas que nos quieren.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

¡No te pierdas nada! Suscríbete a la newsletter

Para que te enteres de todo antes que nadie, para que no te pierdas cosas que te gustaría encontrar, para llevarte sorpresas, ideas y sonrisas… para ti