Mis calas favoritas de Jávea

Llevo tiempo sin escribir un post, tenía un poco abandonado el blog la verdad, y es que hay veces en que es necesario poner el freno y parar un poco, y eso es lo que me ha pasado a mi este verano. Ha sido un verano de muchas primeras veces, para aprender a estar sola, para perdonar, para alcanzar paz y para quererme un poquito más. Y el lado bueno de todo esto es que he descubierto muchas cosas, de mi misma, de los demás, y de sitios que tenia a la vista pero en los que nunca me había fijado.

Por eso, como me habéis preguntado mucho por Instagram sobre los sitios que he sacado este verano en algunas fotos y en Stories, he pensado escribiros un post sobre las calas que más me gustan de Jávea. Sé que el verano está a punto de terminar, pero septiembre y octubre son meses que me encantan para hacer una escapada y, además, no hay tanta gente en las playas como en agosto, ¡¡todo un lujo!!

Estas son mis calas favoritas de Jávea:

Playa de la Grava en el Puerto

Esta es una playa muy familiar, ideal para ir con niños. Es una playa de piedras pero en la orilla y en el agua hay arena. Además, durante lo meses de verano, montan una plataforma en el mar, que es un plan muy divertido para ir con los niños nadando hasta ella y jugar a tirarte.

En esta playa hay dos sitios que os recomiendo visitar para desayunar, tomar un aperitivo o para comer, Cala Bandida y Beach House, que tiene un ático espectacular con unas vistas preciosas de toda la bahía.

  

Cala Portitxol

Esta es sin lugar a dudas mi cala favorita. Voy a ella desde que era pequeña, las casas blancas con las ventanas azules y el mar cristalino me dan muchísima paz y me transportan a mi infancia.

Os recomiendo comer en La Barraca mi preferido es el arroz de pescado, que está para chuparse los dedos, y Cala Clemence para tomar un cóctel antes o después de comer.

Cala del Francés

Esta cala la conoce muy poca gente… cuenta la historia que un pintor francés (otros dicen que era belga) se fue a vivir a Jávea, y se hizo una casa preciosa con unas escaleras que bajaban hasta un playa donde solo nadaba él. Ahora, se puede acceder a esa cala a través de una puerta que está un poco escondida y, por eso, no suele haber mucha gente.

Hay un tramo de bajadita y de escaleras, que yo hice con las niñas sin problemas, aunque la bajada es más fácil que la subida 🙂

La mejor hora para ir es por la tarde, y ver allí el atardecer que te regala imágenes como esta.

Cala Tangó o playa del Pope

Esta cala debe su nombre a un religioso ortodoxo que fue a vivir a Jávea y que iba todos los días a bañarse allí. Los vecinos de Jávea al ver al Pope ir allí todos los días, empezaron a llamarla Playa del Pope. La playa más accesible prácticamente ha desparecido, pero se puede acceder a la cala Tangó a través de un sendero que hay en el parque natural del Cabo de San Antonio. No es un camino muy fácil y, por eso, no os lo recomiendo hacer con niños muy pequeños, eso sí, el agua es cristalina perfecta para bucear porque está muy cerca de la reserva marina del Cabo.

Después de este paron necesario (creo que todos debemos darnos el tiempo que haga falta para aceptar nuestro sentimientos, incluso los malos, si estás triste llora, si estás enfadada grita, y sobretodo no te lo quedes dentro, escucha lo que te dice tu corazón que es muy sabio) vuelvo con muchas ganas de nuevos proyectos y con ilusión. Así que os quería pedir que me ayudéis y me digáis qué os apetece que os cuente o de que os gustaría que os escribiera por aquí.

¡Besos, feliz semana y contadme si vais a Jávea!

 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

¡No te pierdas nada! Suscríbete a la newsletter

Para que te enteres de todo antes que nadie, para que no te pierdas cosas que te gustaría encontrar, para llevarte sorpresas, ideas y sonrisas… para ti