01.01.2020

Primer día del año, primer día de una nueva etapa. Anoche metí la pata (una vez más) y eso hizo que durmiera fatal, toda la noche dándole vueltas al coco. Menos mal que siempre aparece un ángel para salvarte, y esta mañana ha sido Maite proponiéndome empezar el año bañándonos en el mar. Y yo en plan «What?? Estas loca, hace un frío que pela». Al final nos hemos bañando, no una sino 3 veces, porque intentando grabar nuestra proeza le he dado a foto en lugar de a vídeo 🙂 y nos hemos reído, y hemos celebrado estar aquí y ahora. Porque el mar todo (lo)cura. Hoy he aprendido que cada día es un nuevo comienzo, que no importa lo que pasara ayer, que después de la noche siempre sale el sol, y que siempre, siempre, puedes volver a empezar.

Besos,

Sandra

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

¡No te pierdas nada! Suscríbete a la newsletter

Para que te enteres de todo antes que nadie, para que no te pierdas cosas que te gustaría encontrar, para llevarte sorpresas, ideas y sonrisas… para ti